martes, 13 de enero de 2009

Sssshhhh

Dejarse vencer por el sueño
y hacer, sin tinta ni papel,
una crónica febril.
No usar las manos,
dejar los huesos y los músculos
muertos
o cansados.
Dejarse vencer.
Echar el cierre al alma,
cerrar puertas, ventanas, párpados.
Y girar la mente,
dar vueltas al recuerdo;
quizá a los sueños que tuvimos,
quizá a los sueños que tendremos.
Inconsciencia.
Nada.
Sólo sueños.
Y dejarse vencer.
Contar hasta cuatro,
o sólo hasta tres.
Hacer repaso.
Y dejarse vencer.
Un color para abrir camino a la dejadez,
un sonido, un pequeño espasmo.
Un brizna de luz tras la cortina
buscando un rincón donde apagarse.
Calor y color bajo el edredón.
Abandonar el trabajo de las pupilas,
olvidarnos del mecanismo de las miradas.
Y dejarse vencer.



Ssssshhhhh... Buenas noches.

5 comentarios:

Franz Haller dijo...

Repartir poesía es más sencillo de lo que parece... solo hay que hacerlo.
Gracias por unirte. Un placer.

Mónica dijo...

No sé de qué color intentaba ser el poema pero a mí me ha encantado, toda la paz y el espacio que le falta a la vida moderna en unas líneas... las pupilas trabajan demasiado, dejarse vencer de vez en cuando no puede ser malo, no... un beso!

Meadow dijo...

No es la mejor poesía para leer a las 0:38 de la mañana y tener intención de seguir trasteando en internet y no dejarse vencer por las pupilas. Pero sí es una gran poesía para todo lo demás. Buenas noches.

P.D. Gracias por el halago en "Al Caer el sol".

Marian dijo...

Schhhhh...

(te digo bajito que es precioso y que me alegra volver por aqui)

Besos

ILSA dijo...

Franz, gracias a ti por la visita, y ya tengo una idea para repartir poesía, en cuanto lo tenga hecho te mando una foto, a ver si se acerca.


Mónica, una vez más das en el clavo.

Meadow, es lo mínimo después de lo que te lo curras, hombre.

Y Marian, yo digo bien alto ME ALEGRA MUUUUCHO QUE VUELVAS!!!!

Besos, besos y más besos...