lunes, 8 de marzo de 2010

Al Sur



Las calles se deshacen por los pasos lentos del Albaicín.

Retengo recuerdos de noches pisando las nubes
que nos traían otros sueños.

Todo era cierto pero sacado de un cuento.

Deseos o promesas. O quizá todo a la vez.

Rara vez se cruzan luna y luz...
y en Graná todo es vela encendida
y paredes pintadas sobre el color de la orilla de otro mar,
un mar de color tornado en blanco.

Y una huella desconchada de aquel poeta
que corrigió la aurora con sus persianas.


La foto que una vez prometí.

4 comentarios:

Libertad dijo...

:)

mariapán dijo...

YEEEEEEEEEEEEEAHHHHHHHHHHHHHH y esa foto es para mi ¿vale? jajajaja

Pequeña, ya veo que conoces Graná y su magia; me alegra porque amo esa tierra ¿nos vemos allí? ;-)

Besito grande hoy con sol (espero que dure...el sol...porque el beso durará yujuuuuuuuuuu)

acrobatas dijo...

Ufff, Granada es tan necesaria para mi... y esa foto es tan maravillosa... gracias por este trocito de luz para mi mañana de domingo con resaca física y emocional.

Besos,
Vanessa

mariapán dijo...

"dónde estabas entonces...cuando tanto te necesiteeeeeee" jajajaja


Te dejo besos con olor a incienso (recuerda que vivo en Sevilla ufffff)