lunes, 30 de noviembre de 2009

Peligro de incendio

Todo pasó de repente. Ella encendió un cigarro y él tenía las lágrimas inflamables.

6 comentarios:

Marian dijo...

Ja.

Toma ya.

(muá)

ILSA dijo...

Otro besazo pa ti :)

mariapahn dijo...

wuuuuuuuuuuuuuuuuuuauuuuu... si es que hay que tener cuidao con el fuego, o te acercas demasiado y te achicharras o achicharras a los demás; o te alejas demasiado y te haces un semipolo de hielo sin sabor y sin ná de ná.

Me encantó.

ILSA dijo...

"El equilibrio es imposible"...

Sé que te gusta y a mí me encanta, y qué razón.

Ahora el beso lo mando yo, desde no sé dónde ya.

raquel dijo...

¡Me encantan tus textos! En concreto este microrrelato me parece buenísimo.

Seguiré pasándome a leerte.

Saludos.

trasgu dijo...

Genial